Sólo la música que me gusta, me llega, me parece necesaria. Toda esa música que, con frecuencia, los medios se empeñan en impedir que escuchemos.

sábado, 3 de marzo de 2007

Sabina: ¿Quién me ha robado el mes de abril?




Un poco de música para relajarse frente a tanta gratuita crispación.

Hubo un tiempo en el que Joaquín Sabina tenía una voz limpia. Hubo un tiempo en el que compuso esta hermosa canción sobre la soledad y el fracaso:

En la posada del fracaso
donde no hay consuelo ni ascensor,
el desamparo y la humedad
comparten colchón.
Y cuando por la calle
pasa la vida como un huracán,
el hombre del traje gris
saca un sucio calendario del bolsillo
y grita:
"¿Quien me ha robado el mes de abril?
Pero, ¿cómo pudo sucederme a mí?
¿Quién me ha robado el mes de abril?
Lo guardaba en el cajón
donde guardo el corazón."

La chica de BUP casi todas
las asignaturas suspendió
el curso que preñada
aquel chaval la dejó.
Y cuando en la pizarra
pasa lista el profe de latín,
lágrimas de desamor
ruedan por la página de un bloc
y en él escribe:
"¿Quién me ha robado el mes de abril?
¿Cómo pudo sucederme a mí?
Pero, ¿Qúién me ha robado el mes de abril?
Lo guardaba en el cajón
donde guardo el corazón."

El marido de mi madre
en el último tren se largó
con una peluquera
veinte años menor.
Y cuando exhiben esas risas
de Instamatic en París,
derrotada en el sillón,
se marchita viendo Falcon Crest
mi vieja
y piensa:
"¿Quién me ha robado el mes de abril?
¿Cómo pudo sucederme a mí?
Pero, ¿Quién me ha robado el mes de abril?
Lo guardaba en el cajón
donde guardo el corazón..."

No te dejes robar el mes de abril. Ni ningún otro. Ni nada.