Sólo la música que me gusta, me llega, me parece necesaria. Toda esa música que, con frecuencia, los medios se empeñan en impedir que escuchemos.

jueves, 31 de enero de 2008

Silvia Penide está llegando




No lo recuerdo con precisión, pero creo que fue a principios de esta década o finales (muy finales) de la anterior cuando tuve la oportunidad de escuchar unas pocas canciones -maquetas- de Silvia Penide, una joven cantautora gallega que, a sus 17 o 18 años, ya me pareció una promesa muy interesante. Luego perdí su pista.

Hace unos días tuve la sorpresa de verla entrevistada en el programa ‘Noche sin Tregua’ (NST), del canal Paramount, hablando sobre su último disco, que es ¡el tercero!, y, lógicamente decidí investigar. Descubrí así que si no hubiera perdido la costumbre de oir la radio (la poca que oigo es a través de internet) sabría que sus canciones se han escuchado aquí y a allá periódicamente en los últimos años.

Pero es con su tercer disco. ‘Desafinante Crónica’ (octubre 2007). con el que Silvia parece estar alzando el vuelo. En estos momentos se halla sumergida en una gira por toda la península, en gran parte patrocinada por FNAC, y sus canciones reciben un apoyo mediático hasta ahora inédito, pese a que el sello con el que graba (el gallego Falcatruada) no es precisamente muy influyente o poderoso.

Silvia Penide no es una cantautora o una cantante pop al uso. Tanto su voz como su estilo tienen el distintivo de la originalidad, la calidad, el sentimiento y la sinceridad, esos ingredientes mágicos que consiguen llegar a una buena porción del público y, ocasionalmente, seducir a todos sin condiciones. Sus composiciones se presentan en gran medida desnudas, minimalistas. No hay artificios ni truculencias. Se trata de una voz que tiene la virtud de tocar y hacerse recordar.

A mi, personalmente, me recuerda a veces a Tracy Chapman o a la primera Suzanne Vega, pero dudo que ninguna de ellas haya tenido influencia en el modo de componer y cantar de esta gallega de 28 años que, finalmente, está llegando a donde debe estar. Ella parte de raíces que están ancladas muy dentro de sí y que a nada ni a nadie le deben tanto como a su personalidad y a su voluntad de expresar un mundo personal y una percepción de la realidad que, de otra manera, probablemente sería incomunicable.

¿He dicho que es una cantautora? Sí, lo es. Y ella misma debería dejar de preguntárselo para poder crecer libremente más allá de las clasificaciones y los esquemas que crítica y público asumen por la mera necesidad de no preguntarse más. Por simplificar.



Actuación en Lugo dentro de "Diálogos coa Palabra", acto en conmemoración de los 25 años del Parlamento de Galicia (2006). Interpreta 'Sen dúbida' (Sin duda).

martes, 29 de enero de 2008

Ángel Petisme y sus 'exitos secretos'



Ángel Petisme (Calatayud 1961) es poeta y cantautor, o cantautor y poeta, si se prefiere. Dudo que él mismo sepa o quiera jerarquizar su doble actividad, en la medida en que poesía y canción son dos vertientes en las que articula la necesidad imperiosa de expresarse y comunicarse que le acompaña desde que tiene conciencia de ser artista. Lo que es, a fin de cuentas, más allá de las etiquetas.

Recibo hoy un mensaje que anuncia la publicación de su último libro de poemas, 'Demolición del Arco Iris', duodécimo de su obra literaria, y su próxima presentación en Bilbao, Irún, Zaragoza y Madrid. Creo que ese hecho constituye una buena oportunidad para hablar de una de las voces más personales de la canción de autor española, cosa que tenía in mente desde hace tiempo; aproximadamente tanto tiempo como escuché su recopilación 'Éxitos secretos', editada a finales de 2006, aunque yo la conocí bien avanzado el 2007.

Los 45 años de edad son, sin duda, un momento adecuado para hacer balance y exponer el resumen de lo andado. Petisme lo puso en práctica en 2006 mediante sendas antologías. La que reunió sus poemas se tituló 'Teoría del color'. En la que resumió sus mejores canciones se dejó llevar por la ironía y fabricó la expresión 'éxitos secretos', que tantos cantautores suscribirían como alternativa a la grandilocuencia del 'grandes éxitos' usual en la dinámica del mercado discográfico convencional.

'Exitos secretos' de Petisme no es cualquier cosa. Lo forman, además del disco, con 20 temas (tres inéditos), un DVD y un libro de 56 páginas. Para quien no conozca el perfil poliédrico y la intensa actividad de este artista en diversos frentes -el solidario en primer lugar- esta edición multimedia le permitirá internarse en los campos minados de belleza, dolor, sentimiento y vitalismo por los que Ángel Petisme transita desde hace más de veinte años con un éxito sólo muy relativamente secreto.

El poema aquí reproducido forma parte de su último libro, 'Demolición del Arco Iris'

PLAZA DE LAVAPIÉS

Llueve a mares y baja por la cuesta de Ave María
el líquido amniótico de los sueños.
Bajan las cicatrices, las llamadas perdidas,
la barbie abandonada y un árbol del amor,
los condones suicidas y los huesos de pollo,
el llanto de las razas, los mensajes borrados,
la belleza sin sitio, las fotos del eclipse…
Los juguetes enfermos, los dioses que no cambian,
los extractos del banco, las sillas de tres patas.
Sale la luna en Sombrerería y sale el sol en Olivar.

Un río ineludible de preguntas
desciende a la boca del Metro,
un ángel que volaba hacia atrás,
el alquitrán del miedo,
un corazón con brazos del Ikea,
frascos de jarabe caducado.
Pecados que no vieron amanecer,
belleza que no encuentra reposo.

Está lloviendo a mares en plaza de Lavapiés
y soy esa mujer que lleva escrito un No.

sábado, 26 de enero de 2008

Emily Loizeau, aire fresco en la canción de autor francesa



Quienes conocen mi confesada debilidad por la canción de autor francófona me preguntan ocasionalmente si no hay cantautores jóvenes interesantes. Yo solía responder hasta ahora que quizás los hubiera, pero yo no los conocía. Había escuchado a los más famosos entre las últimas hornadas y, lamentablemente, tenía que admitir que no me 'llegan'. Creo que el más 'joven' entre la gente que consideraba interesante era Francis Cabrel, que tiene ya 54 años.

Eso era así hasta descubrir a Emily Loizeau (n. 1975), que supone un inesperado soplo de aire fresco, una revelación. De progenie franco-británica (su abuela fue la gran actriz Peggy Ashcroft, ganadora de un Oscar por su actuación en 'Pasaje a la India', de David Lean), llegados los 19 años es el teatro más que la música lo que le atrae y a él se dedica durante tres años. Pero es precisamente la experiencia teatral la que le redirige a la canción, para la que está especialmente dotada y preparada, pues no en vano ha estudiado música y tocado el piano desde los cinco años.

Firma su primer contrato discográfico en 2004 con Sony, pero el reconocimiento público sólo le llega en 2006, de la mano de Fargo Records, que le deja las manos libres, con el disco 'L'autre bout du monde'. El doble recopilatorio editado en 2007 con el mismo título le sitúa en primer plano del panorama de la canción francesa. No ha sonado la flauta por casualidad y tampoco nadie ha 'fabricado' una estrella. Emily Loizeau es la obra de sí misma y su talento se impone de modo indiscutible.

El humor, la ironía y la ternura son elementos esenciales de sus canciones, en las que su capacidad creativa es adecuadamente acompañada por una voz dotada de un gran potencial, que le permite cantar casi cualquier cosa que se proponga. En sus directos es donde de modo especial muestra hasta dónde puede llegar: muy alto.

Para este año se espera un nuevo disco que, presumiblemente, confirmará que la canción de autor francesa cuenta con una nueva figura que no desmerece su extraordinaria trayectoria.

Para los interesados en saber más, he aquí un enlace que os permitirá ver y escuchar, sin pausa, 45 vídeos (muchos de directos) de Emily Loizeau. Gracias a Lluna de Pau.

sábado, 12 de enero de 2008

Ángel González: 'El éxito de todos los fracasos'



Para que yo me llame Ángel González,
para que mi ser pese sobre el suelo,
fue necesario un ancho espacio
y un largo tiempo:
hombres de todo mar y toda tierra,
fértiles vientres de mujer, y cuerpos
y más cuerpos, fundiéndose incesantes
en otro cuerpo nuevo.
Solsticios y equinoccios alumbraron
con su cambiante luz, su vario cielo,
el viaje milenario de mi carne
trepando por los siglos y los huesos.
De su pasaje lento y doloroso
de su huida hasta el fin, sobreviviendo
naufragios, aferrándose
al último suspiro de los muertos,
yo no soy más que el resultado, el fruto,
lo que queda, podrido, entre los restos;
esto que veis aquí,
tan sólo esto:
un escombro tenaz, que se resiste
a su ruina, que lucha contra el viento,
que avanza por caminos que no llevan
a ningún sitio. El éxito
de todos los fracasos. La enloquecida
fuerza del desaliento.

Áspero mundo (1956)

Ha callado la voz de Ángel González. Y digo que ha callado su voz, no que se ha muerto. Un poeta sólo muere cuando le amortaja el olvido, cuando sus versos, finalmente, no le dicen nada a nadie.

Ha callado un poeta que escribió los versos justos y habló de todos al hablar de sí. No fue un gallo de corral hinchado, ni una gallina clueca, ni un estreñido ni un diarréico, como tantos vates de la tierra.

Fue un hombre y escribió poemas. Sin alambicamientos ni mariconadas, sin ismos ni -lo que es más relevante- cainismos. Cantó desde el centro del sentimiento y la razón y su poesía -por eso- está hoy tan viva como el primer día.

Porque estuvo siempre junto al pueblo, amó y cantó la música popular. Tenía buena voz y fino oído y gustaba de reunirse con músicos para escuchar y cantar, sin vedetismos ni elitismos, los sones que otros juzgan vulgares y pedestres.

Ha callado la voz de Ángel González, un paradigma de arte y vida. Todo un 'éxito de todos los fracasos'.



Mano a mano, Ángel González y Joaquín Sabina interpretan en Gijón un tango de circunstancias dedicado a la 'Semana Negra'.

domingo, 6 de enero de 2008

Celentano, incombustible



¡Setenta años ha cumplido hoy Adriano Celentano! ¡70! Una ola multicolor de melancolía y de nostalgia (con el gris y el negro incluidos en el espectro) me ha invadido al conocer la noticia. El tiempo vuela.

Las primeras canciones de Celentano forman parte de mis primeros recuerdos infantoadolescentes del rock and roll. Y digo "rock and roll", que no es lo mismo que luego se ha llamado 'música rock'. Me refiero a aquella música (muchos negaban que lo fuera) endiabladamente rápida y alegre, a veces asincopada y siempre sencilla, que 'revolucionó' en todo el mundo a la generación del 'baby boom' postbélico.

Volcado sobre el R&R desde los 19 años (1957, apenas nacido el rock and roll en EE UU), el recuerdo de Celentano se mezcla en mi memoria con el del ineludible Elvis Presley, apodado 'el rey' sin el permiso de Chuck Berry o Little Richard; los 'Teen Tops' mexicanos, 'Los Llopis' cubanos o Johnny Hallyday, francés a su pesar hasta que llegó Sarkozy.

El R&R era pura alegría, una explosión de vitalidad pura y el principio de una revolución musical y en cierta medida existencial que se extendió como una virulenta epidemia sin respetar fronteras ni lenguas. Esa fue la música que hicieron e incluso grabaron los Beatles en sus primeros pasos, su referente creativo, al que regresa con frecuencia el superviviente Paul MacCartney.

Esa vitalidad explosiva, esa espontánea alegría encontraba en Celentano un intérprete muy especial porque desde siempre unió a la de cantante su condición de 'showman', frecuentemente con un punto histriónico a lo Jerry Lewis, que se deja ver en alguno de los vídeos de este post.

Lógicamente, junto con el éxito musical, que todavía le acompaña, le esperaba el cine, actividad en la que ha sido actor, director y productor. La televisión también le reclamó para dirigir programas de amplio éxito, como el más reciente entre ellos, 'Rockpolitik' (2005). en la televisión pública (RAI).

Celentano, apodado 'il molleggiato' (el elástico) por su forma de bailar, ha cumplido 70 años entre el afecto de todos los italianos, que llevan como un himno por todo el mundo la canción "Azzurro", uno de los mayores éxitos de su larga carrera, a lo largo de la cual ha vendido 150 millones de discos, cifra reservada a los más grandes.

Como se suele decir, los viejos rockeros nunca mueren. Larga vida a Adriano Celentano.

"Chi non lavora non fa l'amore."
Questo mi ha detto ieri mia moglie. (bis)
A casa stanco ieri ritornai
mi son seduto...niente c'era in tavola.
Arrabbiata lei mi grida che
ho scioperato due giorni su tre...
Coi soldi che le dò non ce la fa più
ed ha deciso che lei fa lo sciopero contro di me.

"Chi non lavora non fa l'amore."
Questo mi ha detto ieri mia moglie.
Allora andai a lavorare
mentre eran tutti a scioperare.
E un grosso pugno in faccia mi arrivò.
Andai a piedi alla guardia medica
C'era lo sciopero anche dei tranvai...
Arrivo lì, ma il dottore non c'è.
E' in sciopero anche lui. Che gioco è! Ma
Ma come finirà...c'è il caos nella città

Non so più cosa far.
Se non sciopero mi picchiano.
Se sciopero mia moglie dice:
"Chi non lavora non fa l'amore!"
Dammi l'aumento signor padrone,
così vedrai che in casa tua
e in ogni casa entra l'amore.

TRADUCCIÓN:

"Quien no trabaja no hace el amor"/ Eso me ha dicho ayer mi mujer./ A casa agotado volví ayer,/ me he sentado..., nada en la mesa./ Enfurecida ella me grita que/ he hecho huelga dos días de cada tres.../ Con el dinero que le doy no aguanta más/ y ha decidido que ella hace huelga contra mi.

"Quien no trabaja no hace el amor"/ Eso me ha dicho ayer mi mujer./ Así que fui a trabajar/ mientras todos estaban en huelga/ y un grueso puño me llegó a la cara./ Fui a pie al servicio de urgencias./ Era también la huega de los tranvías./ Llego allí, pero el doctor no está./ Está en huelga él también./ Qué juego éste, pero/
pero cómo acabará... es el caos en la ciudad.

Ya no sé qué hacer./ Si no hago huelga me pegan./ Si hago huelga mi mujer dice:/ "quien no trabaja no hace el amor"./ Dame el aumento señor patrón,/ así verás que en casa tuya/ y en cada casa entra el amor.

Con Eros Ramazotti, en 'Il ragazzo della via Gluck'.




'Ventiquattromila baci' fue al principio. La imitación de Elvis Presley es manifiesta.




Vean la que armó nuestro hombre hace apenas tres años, como estrella invitada del festival de Sanremo de 2004. Su versión del 'Rip it up' de Little Richard es irreprochable. Lo sería más si respetase la letra original y la lengua inglesa, pero nadie es perfecto. Cuando Celentano empezó a cantar R&R en inglés ya era conocido por inventarse toda la letra y el propio idioma para perplejidad de los turistas angloparlantes. Genio y figura.

sábado, 5 de enero de 2008

Jacques Higelin o el eclecticismo



Jacques Higelin pertenece a la misma generación de cantantes franceses en la que figuran Johnny Hallyday, Claude François, Eddy Mitchell o el inefable Antoine, artistas que implantaron la modernidad anglosajona (rock y pop, fundamentalmente) y llevaron su mimetismo al extremo de cambiar sus nombres, como en dos de los casos mencionados. La gran diferencia entre Higelin y los mencionados coetáneos es que, en ningún momento, perdió de vista el resto del amplio y tentador espectro musical, desde el jazz a la chanson.

Si es cierto que en algún momento estuvo considerado como un cantante de rock capaz de enardecer a las multitudes, desde el principio se cruzaron en su vida (en principio orientada hacia la profesión de actor) personalidades intensas y augurales, como el ecléctico guitarrista Henri Crolla, el providencial cazatalentos Jacques Canetti, Pierre Barouh o la genial Brigitte Fontaine, con la cual y con su marido, el músico franco-kabil Areski Belkacem, le liga una larga y fecunda amistad.

Desde su primera grabación, en 1967, con Brigitte Fontaine, hasta el directo en el ‘Bataclan’ editado en 2007, Higelin ha dado a luz 33 discos que constituyen un testimonio exhaustivo de su apasionado eclecticismo y de su entusiasmo artístico, que le han llevado a explorar innumerables territorios, generalmente con éxito.

En el vídeo interpreta la canción ‘Seul à Seule’, compuesta junto al gran Eddy Louiss, importante figura del jazz francés, que le acompaña con su inseparable órgano Hammond. El tercer músico en esta actuación insólita es André ‘Dedé’ Ceccarelli, gran figura europea de la batería. El tema fue compuesto para integrar un disco de la iniciativa Sol En Si (Solidarité Enfants Sida), promovida por Francis Cabrel, Michel Jonasz, Catherine Lara, Maxime Le Forestier, Maurane, Alain Souchon y Zazie.


Seul dans le silence
insondable de la nuit
Manhattan dans une chambre d'hôtel
somnifère contre l'insomnie
A quelle oreille confier le poids d'un chagrin
quelle rêveuse éveillée
entendra dans la nuit
battre mon cœur.

Le temps n'attend pas, il suit son cours
le temps n'entend rien aux chansons d'amour
insensible il passe et tire à bout portant
sur les marchands de souvenirs.

Où que tu sois je te retrouverai un jour
si loin que je paraisse, tu me retrouveras
au détour d'un rêve ou bien autour de la place
des retrouvailles
où l'on s'est vu pour la dernière
et la première fois de nos envies.

Seul entre les rails
de l'abandon, de l'oubli
déconnecté du monde extérieur
où tu recommences ta vie
Les sanglots longs des violons de l'automne
déposent en mon âme
le chant si monotone
de la douleur

Je voudrais pas claquer sans te revoir
sur le quai de la gare où tu m'as plaqué
sans un regret, sans un remords
pour la beauté
de nos corps à corps

Même si rien ne va plus, si les jeux sont faits
souviens-toi de la trouble attirance
des enfants de l'amour pour les jeux interdits
et n'oublie jamais
que la danse des âmes est inscrite au cœur
du grand livre d'or du bonheur

TRADUCCIÓN
Sólo en el silencio/ insondable de la noche/ Manhattan en una habitación de hotel/ somnífero contra el insomnio/ ¿A qué oído confiar el peso de una desilusión?/ ¿Qué soñadora desvelada/ oirá en la noche/ latir mi corazón?
El tiempo no espera, sigue su curso/ el tiempo no escucha nada de las canciones de amor/ insensible pasa y dispara a bocajarro/ a los mercaderes de recuerdos.
Allá donde estés yo te encontraré un día/ tan lejos como yo aparezca tu me encontrarás/ en el desvío de un sueño o bien alrededor de la plaza/ de los reencuentros/ donde nos vimos por última/ y primera vez de nuestros celos.
Solo entre los railes/ del abandono, del olvido/ desconectado del mundo exterior/ en el que tu reinicias tu vida./ Los sollozos largos de los violines del otoño/ depositan en mi alma/ el canto tan monótono/ del dolor.
No quisiera reventar sin volver a verte/ en el andén de la estación donde me aplastaste/ sin un sentimiento, sin un remordimiento/ por la belleza de nuestros cuerpo a cuerpo.
Incluso si ya no va más, si los juegos están hechos/ recuerda la inquietante atracción/ de los niños del amor por los juegos prohibidos/ y no olvides jamás/ que la danza de las almas está inscrita en el corazón/ del gran libro de oro de la felicidad.

martes, 1 de enero de 2008

She is really a cat!


En la jerga del 'jazz' los músicos y los entendidos son denominados 'cats'. Nora es una auténtica gata, un 'cat' digitígrado de cuatro patas con los atributos típicos del 'felis catus', pero también es un cat musicalmente hablando, el más avanzado -que se sepa- entre sus congéneres. Su 'show' en Youtube (el vídeo que podéis contemplar aquí) ha alcanzado en apenas ocho meses el quinto puesto entre los diez más vistos, con 7,618,680 visitas.

Nora tiene tres años y desde que tenía uno empezó a saltar sobre la banqueta del piano para explorar con sus patas delanteras los sonidos del teclado en la medida de sus posibilidades. De esa actividad parece obener dosis considerable de placer que le llevan con frecuencia a frotar su cabeza contra las teclas mientras ronronea.

Cuando su propietaria o los alumnos de ésta ensayan ella toca y escucha e incluso parece buscar una alternativa armónica cuando cambia el acorde. Sus dueños, una pareja de artistas estadounidenses, aseguran que el felino no ha recibido ningún tipo de entrenamiento.

Se podría especular sobre la reencarnación. ¿Es Duke Ellington, Thelonius Monk o, dado que es hembra, Carmen McRae o Nina Simone? En cualquier caso es un placer contemplar este vídeo. Su amo ha creado un canal en Youtube para mostrar las habilidades de Nora, bautizada así en honor a la pintora surrealista Eleonora Carrington, y también ha sido editado un CD, en el que es acompañada por músicos de jazz, al precio de 14,95 dólares, dos de los cuales son destinados a la Best Friends Animal Society.

Esto es un presente de año nuevo, en contrapartida al protagonismo del buitre en mi otro blog. Con una reflexión que tiene un leve toque de optimismo: si un gato puede interesarse activamente por la música, ¿por qué el 'homo sapiens' no podría evolucionar hasta eliminar la característica que, por encima de cualquier otra, le diferencia radicalmente del resto de la creación: su insistencia en eliminar a los de su propia especie?

Salud y paz.