Sólo la música que me gusta, me llega, me parece necesaria. Toda esa música que, con frecuencia, los medios se empeñan en impedir que escuchemos.

sábado, 30 de julio de 2011

Silvia Pérez Cruz: voz, talento y versatilidad

Con sólo 28 años de edad Silvia Pérez Cruz es seguramente la cantante española con una trayectoria más extensa, plural e interesante. Nacida en Gerona, hija de Cástor Pérez, figura crucial de la habanera en Cataluña -lo que casi quiere decir en el mundo-, la música habitó siempre su mundo desde el nacimiento. Estudió música desde niña y es licenciada por la ESMUC (Escuela Superior de Música de Cataluña), pero sin duda le debe más a su voz, a su talento natural, a su versatilidad y eclecticismo que a las aulas.


VEINTE AÑOS, con Cástor Pérez, su padre


Aumque la había oído cantar con 'Las Migas', cuarteto femenino del que era la voz desde 2004, nunca la había identificado por su nombre ni conocía su interesante trayectoria. Un post en el blog Pan con chocolate, que daba cuenta del disco grabado con el gran contrabajista Javier Colina, me puso sobre la pista. La grabación, en la que participan además Albert Sanz al piano y Marc Miralta a la batería, cuenta con la colaboración del magnfico saxofonista Perico Sambeat. Todo un lujo de disco.

ELLA Y YO, con Javier Colina


A lo largo de su intensa biografía artística ha actuado, grabado o colaborado en una infinidad de proyectos sin abandonar 'Las migas' hasta que tomó esa decisión hace apenas unos días. Del flamenco al jazz, pasando por la copla española y la canción catalana, Silvia Pérez Cruz ha sido llamada a colaborar por muchos de los artistas que, sorprendidos y encantados, la han escuchado y han pensado que su talento y su voz añadirían un plus de calidad e interés a sus proyectos personales.

En los últimos tres años, como puede verse en la discografía correspondiente más abajo, Silvia se ha acercado especialmente al mundo del jazz y más concretamente a Javier Colina y su entorno, músicos excelentes y de mente abierta que superponen el concepto de 'música' al de 'estilo' o 'tendencia' y logran así personalizarse dentro de la maraña de etiquetas que sólo sirven para uso de críticos entomólogos y casas discográficas en decadencia (todas lo están, por cierto).

LOCA, con Ravid Goldschmidt tocando el hang


2008.- "We sing Bill Evans" con Joan Díaz Trio (Fresh Sound).
2009.- "Colina Serrano Project" con Javier Colina y Antonio Serrano.(Contrabaix-Universal-EmArcy). Canta el bolero "La mentira", que cierra el cd.
2910.- "Reinas del matute" con Las Migas (Nuevos Medios).
2010.- "Un sordo s'ho escoltava" con el grupo Xalupa (Temps Record).
2011.- "En la imaginación" con Javier Colina Trio (Nuba Records/Produccions Contrabaix)..

Ahora parece que la cantante estudia la puesta en pie de un proyecto estrictamente personal del que cabe esperar grandes cosas si se rodea de los apoyos e influencias convenientes, que no le faltarán. Aparte de los ya mencionados y de otros que harían la enumeración demasiado larga, ha colaborado con Toti Soler, Pancho Amat, Ravid Goldschmidt, Duquende, Chicuelo, Jerry González, Raül Fernandez (Refree), Jeannette, Rafaela Carrasco, Eliseo Parra, Joan Ollé o Sol Picó.


TANGOS DE LA REPOMPA, al frente de Las Migas


Silvia Pérez Cruz, perteneciente a la fecunda veta musical catalana, que ha producido en los últimos tiempos personalidades de la talla de Miguel Poveda o Mayte Martín, sin duda tiene mucha carrera por delante y, si camina en la dirección adecuada, esa carrera podría ser internacional. Madera le sobra. 


lunes, 18 de julio de 2011

León Gieco, voz y memoria del pueblo



El cantautor argentino León Gieco, que cumplirá en noviembre sesenta años, se llama en realidad Raúl Alberto Antonio Gieco. El origen de su pseudónimo, 'León', no está muy claro. Mientras lo más frecuente es atribuirlo a una anécdota de sus comienzo musicales, cuando dejó sin alumbrado a todo un pueblo al preparar el sonido y fue calificado como "el rey de los animales", otros imaginan un secreto homenaje a León Trotsky. Nació en una pequeña localidad agrícola de la provincia de Santa Fe y el folklore argentino fue su primera referencia musical, a la que no tardó en sumarse la influencia anglosajona de los Beatles, Rolling Stones y en general del rock.

A los catorde años ya estaba en la música, participando en diversos grupos de variados estilos, y a los dieciocho se trasladó a Buenos Aires para probar fortuna en lo que ya se había convertido en su pasión. El camino fue largo, intenso y ocasionalmente duro, pero hoy Gieco es una de las figuras más conocidas y valoradas de la música argentina dentro y fuera de su país.

Al contrario que Dylan, que sin duda ha sido una importante referencia para él como cantautor, nunca ha vivido como contradicción dramática la coexistencia en su actividad y repertorio del folk argentino más genuino con la música rock ni la alternancia de lo acústico y lo eléctrico. Aunque es genéricamente calificado como un rockero argentino practica por igual ese genero que el folk rock o el folk sin apellidos. Las raíces son de gran importancia para él, en la medida en que siempre se ha identificado con el pueblo y sus problemas.

En Buenos Aires León Gieco entra en contacto casi de inmediato con dos personajes que serían claves en la música argentina: Litto Nebbia y Gustavo Santaolalla. Este último, coetáneo de León, le dio su apoyo desde el principio y ha colaborado con él a lo largo de toda su carrera. Santaolalla ha ganado dos Oscars por las bandas sonoras de 'Brokeback Mountain' (2005) y 'Babel' (2006). En 1973 produjo el primer disco de León Gieco como solista, una grabación independiente realizada durante dos años y que no puede calificarse como un éxito pero no pasó desapercibido. .


La memoria (1)



Su carrera empieza a funcionar, a tal punto que durante cierto tiempo compatibiliza su proyeccción como solista con su participación en un grupo que, integra, entre otros músicos, al mítico Charly García. Pero en 1976, cuando el éxito le sonreía abiertamente, llega el Proceso de Reorganización Nacional; cínico eufemismo con el que se autodenomina la dictadura militar. Su disco 'El fantasma de Canterville' es severamente censurado. No sólo tuvo que eliminar tres canciones, sino que se vio obligado a cambiar ciertos pasajes de la letra de otros seis temas. Pese a ello obtuvo el éxito y realizó conciertos no sólo en Argentina sino también en otros países sudamericanos. No obstante, la represión política se vuelve insoportable y Gieco se traslada a Los Angeles, donde edita el álbum que contiene su mayor éxito, la canción 'Sólo le pido a Dios'.

De regreso, en 1981, da un concierto en solitario en Buenos Aires, con sólo el apoyo de su guitarra, su armónica y ocasionalmente su charango. Aún quedan dos años de dictadura y Gieco, como otros muchos músicos argentinos (2) es prohibido en los medios y vigilado con especial cuidado, pese a lo cual no se exilia. Por el contrario, durante tres años, realizará una gira por todo el país, tocando y cantando con los artistas locales de todo tipo que iba encontrando. Tras 110.000 kilómetros recorridos surgirá 'De Usuhaia a La Quiaca' , un conjunto de cuatro discos en los que se decanta esa excepcional y apasionante experiencia.


Cuando llegue el alba (3)



Los encuentros y colaboraciones con otros artistas (4) y los viajes al extranjero se convierten a partir de entonces en un hábito. La gira iniciada en 1981 se prolonga, de hecho, un total de ocho años. Tras la caída de la cuarta y última Junta Militar, las revelaciones sobre los 'desaparecidos' y la cruel derrota en la guerra de las Malvinas, Argentina está en el corazón y en la mente de las gentes en todos los rincones del mundo y León Gieco es ,junto a Mercedes Sosa, el mejor embajador artístico del desventurado país.

León Gieco no ha sido nunca el típico 'solitario solidario', denominación que se adjudica a tantos artistas e intelectuales..Él es un solidario con todos y para todo. Su propia huella discográfica es testimonio de esa vocación de aproximación a los otros, ya sean artistas reconocidos o intérpretes populares, rockeros o folkloristas. Nacido en el pueblo, es y ha sido siempre del pueblo. No es un gran letrista ni un músico superdotado. Tiene la cultura del camino, de la vida, de los miles de lugares visitados en su vasto país y la capacidad para resumir, periodicamente, en textos sencillos y con armonías simples, los sentimientos, las esperanzas y las vivencias colectivas. Casi sólo por eso, por su proximidad y empatía, se ha ido haciendo grande, cada día más grande.

Para la vida




(1) Con 'La Memoria", en 2001, León Gieco acierta por segunda vez -tras 'Sólo le pido a Dios'- a escribir una sencilla canción con valor de himno, con significación permanente y universal. Ver la letra. Para los españoles este tema debería ser motivo de especial reflexión. 72 años después de la guerra civil persisten las dificultades para reivindicar el recuerdo y la dignidad de quienes fueron asesinados por sus convicciones, reales o supuestas.

(2) Julia Elena Dávalos, Horacio Guaraní, Nacha Guevara, César Isella, Litto Nebbia, Gian Franco Pagliaro, Piero, Ariel Ramírez, Mercedes Sosa y María Elena Walsh figuran.tmbién entre los prohibidos.


(3) León Gieco interpreta una canción que hizo popular el folklorista Jorge Cafrune. Zambas, baguales y chacarearas no tiene secretos para este 'rockero' que rinde tributo a las sólidas raíces del canto argentino.

(4):Pablo Milanés, Silvio Rodríguez, Joan Manuel Serrat, Chico Buarque, Mercedes Sosa, Bob Dylan, Peter Gabriel, Bruce Springsteen, Sting, David Byrne, Pete Seeger (que lo invitó a su gira en 1991), Fito Páez, Nito Mestre, Juan Carlos Baglietto, Sixto Palavecino, Charly García, Víctor Heredia....