Sólo la música que me gusta, me llega, me parece necesaria. Toda esa música que, con frecuencia, los medios se empeñan en impedir que escuchemos.

miércoles, 21 de marzo de 2007

¿Qué es lo que quiere esta gente?



De madrugada han llamado,
están en el rellano de la escalera.
Cuando la madre les abre
lleva puesta la bata.

«¿Qué es lo que quiere esta gente

que llama de madrugada?»

«¿Su hijo se encuentra aquí?»
«Está en su habitación durmiendo.
¿Qué desean de mi hijo?»
El hijo se espabilaba.

«¿Qué es lo que quiere esta gente

que llama de madrugada?»

La madre sabe bien poco
de todas las esperanzas
de su hijo estudiante,
que tan comprometido estaba.

«¿Qué es lo que quiere esta gente

que llama de madrugada?»

Hace días que habla poco.
cada noche se agitaba
y un temblor le recorría
temiendo una llamada al alba.

«¿Qué es lo que quiere esta gente

que llama de madrugada?»

Aún sin despertar del todo
ya oye clara la llamada
y de un vuelo al asfalto,
se tira por la ventana.

«¿Qué es lo que quiere esta gente

que llama de madrugada?»

Los que llaman enmudecen,
menos uno, quizás quien manda,
que se asoma a la ventana
mientras la madre gritaba.

«¿Qué es lo que quiere esta gente

que llama de madrugada?»

De madrugada han llamado,
la ley su hora señala.
el estudiante está muerto,
muerto de una llamada al alba.

«¿Qué es lo que quiere esta gente

que llama de madrugada?»

Escuché por primera vez esta canción en boca de Elisa Serna y durante años pensé que era suya. La realidad es que el original es catalán, que el autor de la letra fue Lluis Serrahima y María del Mar Bonet puso la música y la primera interpretación.

La canción, que evoca la muerte en enero de 1969 del joven estudiante Enrique Ruano, miembro del Frente de Liberación Popular, cuando se hallaba detenido por la Brigada Político-Social franquista por repartir propaganda, no describe la realidad de los hechos, que nunca llegó a ser esclarecida. Los tres comisarios -inspectores cuando se desarrollaron los hechos- que fueron juzgados en 1997 resultaron absueltos por falta de pruebas.

La tesis oficial sostiene que Ruano se suicidó cuando estaba detenido. Su familia asegura que murió de un disparo cuando se hallaba sentado y esposado. Parte del hueso de una clavícula que probaría la existencia del disparo había sido serrada y nunca apareció.

Cada vez que escucho la canción siento un escalofrío y esta versión de Maria del Mar junto a Quilapayún, cuyos miembros tanto saben de la represión y la persecución política, le añade un componente emocional superlativo.

Más sobre la muerte de Enrique Ruano: http://www.ecn.org/actortura/97/seguipn97.txt