Sólo la música que me gusta, me llega, me parece necesaria. Toda esa música que, con frecuencia, los medios se empeñan en impedir que escuchemos.

jueves, 31 de julio de 2008

Felices vacaciones y buena música

Se inicia el éxodo masivo veraniego y yo debo volver a donde suelo tras haber 'disfrutado' mis propias vacaciones. No he escrito gran cosa últimamente y tampoco creo que lo haga en agosto. Si tengo tiempo y humor cubriré dos deudas pendientes desde antes de mis últimas catástrofes informáticas.

Se trataría de sendos 'posts' sobre Warda Al Jazairia, cantante argelina en la onda tradicional de la canción arabe que entronca con Um Kalzoum, y sobre Andrew Bird, compositor, cantante y violinista estadounidense de considerable originalidad.

Espero, eso sí, concluir - o al menos avanzar- en el interminable relato "Secuelas de un día de sol de primavera" en 'Desolaciones', más por vencer el reto que me tiene planteado que por ninguna clase de entusiasmo literario o expectativa ilusa.

Disfrutad el descanso aderezándolo con la mejor música posible, cargad las pilas, y aprovechad los tiempos muertos para reconsiderar el rumbo porque no hay destinos inalterables.

Salud.