Sólo la música que me gusta, me llega, me parece necesaria. Toda esa música que, con frecuencia, los medios se empeñan en impedir que escuchemos.

miércoles, 13 de febrero de 2008

Ha muerto Henri Salvador



A los 90 años de edad ha muerto en París el cantante, guitarrista y compositor Henri Salvador tras una densa carrera profesional de la que se despidió el pasado mes de diciembre con una actuación en el Palacio de Congresos de la capital francesa, aparentemente en una forma física envidiable para su edad. Había nacido en 1917 en Cayenne, capital de la Guayana francesa, hijo de un padre antillano de origen español y una madre nativa.

Tras sus inicios como instrumentista (discípulo y más tarde acompañante del genial guitarrista de jazz Django Reinhardt), Salvador fue el primero en grabar en Francia un 'rock and roll' (con letra de Boris Vian) y es considerado el precursor de la bossa nova precisamente a través de 'Dans mon île', aquí reproducida. Según el propio Henri, el tempo, la armonía y la melodía de este tema habrían mostrado el camino a Tom Jobim.

Hoy carezco de tiempo material para escibir un texto más extenso, como el que se merecería este hombre cordial y polifacético, por lo que os remito a la semblanza realizada por Carlos Galilea hace cuatro años en 'El País'.


Letra de 'Dans mon île'

Dans mon île
Ah comme on est bien
Dans mon île
On n'fait jamais rien
On se dore au soleil
Qui nous caresse
Et l'on paresse
Sans songer à demain
Dans mon île
Ah comme il fait doux
Bien tranquille
Près de ma doudou
Sous les grands cocotiers qui se balancent
En silence, nous rêvons de nous.

Dans mon île
Un parfum d'amour
Se faufile
Dès la fin du jour
Elle accourt me tendant ses bras dociles
Douce et fragile
Dans ses plus beaux atours
Ses yeux brillent
Et ses cheveux bruns
S'éparpillent
Sur le sable fin
Et nous jouons au jeu d'Adam et Eve
Jeu facile
Qu'ils nous ont appris
Car mon île c'est le Paradis.

Traducción:
En mi isla/ Ah, qué bien se está./ En mi isla/ nunca se hace nada./ Nos doramos al sol/ que nos acaricia/ y se vaguea/ sin pensar en mañana./ En mi isla/ Ah, que tiempo agradable/ junto a mi 'dudulce' (*)/ Bajo los grandes cocoteros que se balacean/ en silencio, soñamos con nosotros.

En mi isla/ un perfume de amor/ se desliza/ desde el final del día/ Ella se apresura tendiéndome sus brazos dóciles/ dulce y frágil/ con sus más bellos atuendos/ Sus ojos brillan/ y sus cabellos morenos/ se esparcen/ en la arena fina/ y juganos al juego de Adán y Eva/ Juego fácil/ que nos han enseñado/ porque mi isla es el paraiso.

(*) 'Doudou' -de la repetición de dulce: doux-doux- es el epelativo que en las Antillas francesas se emplea para referirse a la persona con la que se mantiene una relación amorosa.


Víde0 de 'Chambre avec vue'