Sólo la música que me gusta, me llega, me parece necesaria. Toda esa música que, con frecuencia, los medios se empeñan en impedir que escuchemos.

jueves, 19 de abril de 2007

La vie en rose



Tras mi comentario sobre el regreso a la actualidad de Edith Piaf, de la mano de la película interpretada por Marion Cotillard y dirigida por Olivier Dahan, he recibido diversas peticiones de información sobre versiones en castellano de sus canciones o de simples traducciones de sus letras.

El mayor número de coincidencias se ha producido precisamente en torno a la canción que da título a la película en su versión internacional: La vie en rose. La versión francesa se titula “La môme” (la chiquilla, o la chavala).

Feliz por tener un motivo para evitar abordar temas de actualidad aquí tratados numerosas veces (las insidias permanentes del PP sobre el Gobierno y ETA, ahora a cuenta de las salidas de De Juana; la masacre no menos permanente en Irak, etc.) aquí está, en parte, lo solicitado.

La canción fue compuesta en 1945. La propia Edith Piaf es autora de la letra, probablemente inspirada en Yves Montand, que era su amante en aquella época. La música es de Louis Guglielmi (Louisguy).

Des yeux qui font baisser les miens
Un rire qui se perd sur sa bouche
Voilà le portrait sans retouche
De l'homme auquel j'appartiens

Quand il me prend dans ses bras,
Il me parle tout bas
Je vois la vie en rose,
Il me dit des mots d'amour
Des mots de tous les jours,
Et ça m'fait quelque chose
Il est entré dans mon cœur,
Une part de bonheur
Dont je connais la cause,
C'est lui pour moi,
Moi pour lui dans la vie
Il me l'a dit, l'a juré
Pour la vie
Et dès que je l'aperçois
Alors je sens en moi
Mon cœur qui bat

Des nuits d'amour à plus finir
Un grand bonheur qui prend sa place
Des ennuis, des chagrins s'effacent
Heureux, heureux à en mourir

Quand il me prend dans ses bras...


Ojos que que hacen bajar los míos/ Una risa que se pierde en su boca/ He ahí el retrato sin retoque/ Del hombre al cual pertenezco.

Cuando me toma en sus brazos/ El me habla muy bajo/ Yo veo la vida en rosa/ Él me dice palabras de amor/ Palabras de todos los días/ Y me hace sentir algo/ Ha entrado en mi corazón/ Una parte de felicidad/ De la que sé la causa/ Es él para mi/ Yo para él en la vida/ Él me lo ha dicho, lo ha jurado/ Por la vida/ Y desde que le veo/ Entonces siento en mi/ Mi corazón que late.

Noches de amor a no acabar/ Un gran placer que toma su sitio/ Los hastíos, las tristezas desaparecen/ Feliz, feliz hasta morir.

Cuando me toma en sus brazos… y final.