Sólo la música que me gusta, me llega, me parece necesaria. Toda esa música que, con frecuencia, los medios se empeñan en impedir que escuchemos.

miércoles, 25 de octubre de 2006

Fraternidad ibérica


Este video, obtenido en esa inagotable caja de sorpresas que es Youtube.com, recoge la excepcional ocasión que se produjo a finales del pasado mes de julio en la espaciosa biblioteca de José Saramago en la isla de Lanzarote, registrada por Fernando Berlín (Radiocable.com). Ni el sonido ni la imagen son los ideales, pero emoción y perfección tampoco son necesariamente aliadas.

‘Grandola, vila morena” (bajarse versión original en mp3) (*), la canción que interpretan y que es de algún modo el himno nacional extraoficial de Portugal, fue compuesta por el nunca olvidado José (Zeca) Afonso en homenaje a la Sociedad Musical Fraternidad Obrera Grandolense tras una actuación que hizo en esta villa del Alentejo en 1964. El 25 de abril de 1974, a las 00,25, sus sones, transmitidos por Radio Renascença, fueron la clave que puso en movimiento el golpe militar que marcó el fin a la dictadura en su país.

La mágica coincidencia que describen las imágenes se produjo con motivo de un concierto de presentación del disco 'Duos' del cantautor extremeño Luis Pastor. Entre los que participaron en la reunión se encuentran también Joao Afonso, sobrino del autor de la canción, Pasión Vega y la bailaora y coreógrafa María Pagés. Saramago y su esposa, la española Pilar del Río, fueron los complacidos anfitriones y corifeos.

En este otro video, José Saramago recita su poema ‘Ergo uma rosa’, Pasión Vega y Luis Pastor lo cantan y María Pagés lo baila.


Recientemente, tras la encuesta del semanario luso Sol, según la cual más del 27% de los portugueses y más del 47% de los españoles se declaraban favorables a la unión de ambos países, el tema recurrente de una posible Federación Ibérica ha vuelto a la actualidad.

El propio Saramago, que dice que el mapa de España tiene una forma “un poco extraña” si no se muestra a Portugal, no duda en declararse a favor. “Seríamos aquello que probablemente deberíamos haber sido siempre: Iberia”, asegura el Nobel portugués.

Ignoro si sería útil, conveniente o rentable para ambos países, pero sí sería hermoso e históricamente lógico, pues nunca hemos dejado de ser hermanos. Más separados por las vicisitudes de la historia -que también ocasionalmente nos unieron- que por supuestas incompatibilidades de la lengua y el sentimiento.

(*) Letra en castellano de Grándola, vila morena: Grándola, villa morena/ tierra de la fraternidad,/ el pueblo es quien más ordena/ dentro de ti, oh ciudad. Dentro de ti, oh ciudad,/ el pueblo es quien más ordena,/ tierra de la fraternidad,/Grándola, villa morena./ En cada esquina un amigo,/ en cada rostro igualdad,/ Grándola, villa morena/ tierra de la fraternidad./ Tierra de la fraternidad/ Grándola villa morena/ en cada rostro igualdad/ el pueblo es quien más ordena./ A la sombra de una encina/ que ya no sabía su edad/ juré tener por compañera/ Grándola, tu voluntad./ Grándola, tu voluntad/ juré tener por compañera,/ a la sombra de una encina/ que ya no sabía su edad.